fbpx
967 215 251

Cepillarnos los dientes es algo que aprendemos desde pequeños, pero ¿lo estamos haciendo bien? Comprueba si cumples todas estas cuestiones:

¿Durante cuánto tiempo hay que cepillarse los dientes?

Se deben cepillar durante dos minutos cada vez, dividiendo el tiempo por secciones. Por ejemplo, dedica 30 segundos a limpiar la parte inferior derecha de los dientes y de igual modo con el resto de zonas. Para asegurarte de que has estado el tiempo suficiente puedes utilizar un reloj o un cronómetro.

¿Cuántas veces al día?

Se deben lavar los dientes como mínimo 2 veces al día, una por la mañana después del desayuno y otra por la noche después de la cena, aunque lo ideal es hacerlo después de cada comida.

¿Cuál es la mejor técnica de cepillado?

Se debe colocar el cepillo en un ángulo de 45º y realizar movimientos desde la encía hacia la parte exterior del diente sin presionar demasiado. Se debe pasar por todos los dientes, tanto la parte interna como externa, y por las encías. Además, no hay que olvidarse de la lengua, con el mismo cepillo se debe barrer desde dentro hacia fuera para eliminar posibles restos de comida.

¿Cómo debe ser la pasta de dientes?

Es importante que el dentífrico que utilicemos contenga flúor debido a que ayudar a la remineralización de los dientes y por tanto están más protegidos.

También hay que tener en cuenta que para lavarse los dientes simplemente es necesario utilizar una cantidad similar al tamaño de un guisante.

¿Qué hay que saber sobre el cepillo de dientes?

Este debe ser de cerdas suaves. Un cepillo demasiado duro puede llegar a desgastar el esmalte de los dientes y dañar las encías. Por otra parte, el cepillo se debe mantener en buenas condiciones por lo que se debería cambiar cada tres meses.

Estos son algunos consejos sobre cómo realizar correctamente el cepillado, si bien también queremos destacar la conveniencia de utilizar seda dental y enjuague bucal en tu rutina diaria. En Crespo Dental estamos a tu disposición para resolver cualquier duda y ayudarte a tener una boca sana.