labio leporino y paladar hundido

El labio leporino y paladar hendido son orificios que se detectan en el labio superior, el paladar o en ambas partes inclusive del recién nacido. Esta situación ocurre cuando la estructura facial del feto no se cierra en su totalidad durante la gestación.

En el presente artículo te orientamos acerca del tratamiento que debe dársele a los niños que presentan este trastorno congénito asociado a factores hereditarios. La buena noticia es que se puede corregir con una cirugía de restauración que le devolverá la sonrisa a su tierno rostro.

Evaluación del niño en el nacimiento

La hendidura en el labio o en el paladar ocurre cuando el tejido de la cara y de la boca del bebé no se fusionan de un modo adecuado. Se identifica de inmediato, cuando nace el bebé, porque se manifiesta como:

  • Una separación en el labio que puede darse como una pequeña hendidura o que se extiende desde el labio mediante la encía superior y se extiende hasta el área inferior de la nariz.
  • La separación en el labio y en el paladar, que afecta uno o los dos lados del rostro.
  • La separación en la zona superior de la boca y que no afecta la apariencia en la cara.

Signos y síntomas

  • Problemas para la alimentación: Aunque la mayoría puede alimentarse mediante la lactancia, la hendidura del paladar puede afectar la succión.
  • Voz nasal cuando el pequeño habla: Como el paladar se utiliza para la articulación de las palabras, la hendidura del paladar perjudica el desarrollo normal del habla.
  • Problemas en los dientes: Cuando la hendidura se extiende en la encía superior, provoca problemas en la dentición.
  • Infección crónica en los oídos: Estos bebés tienen el riesgo de presentar líquido en el oído medio con la pérdida de la audición.
  • Problemas para tragar con la posibilidad que los alimentos o líquidos salgan por la nariz.

Tratamiento

El tratamiento para el labio leporino o paladar hundido servirá para mejorar la capacidad del niño para poder hablar, comer y escuchar, al tiempo de lograr un aspecto facial normal.

El cuidado de los pequeños involucra a equipos médicos, entre ellos, especialistas para reparar el labio leporino y el paladar hendido como cirujanos plásticos y otorrinolaringólogos.

También especialistas en el oído, garganta y nariz, pediatras, dentistas pediátricos, cirujanos orales, ortodoncistas, enfermeros, especiaistas auditivos, terapeutas del habla, trabajadores sociales, psicólogos y asesores en el área genética.

Todos ellos prepararán la cirugía para corregir el defecto e indicarán las terapias para evitar los trastornos relacionados.

Cirugía

Para corregir el labio leporino o paladar hendido se realizará una cirugía según el caso de cada niño. Por lo general se realiza:

  • Reparación del labio leporino entre los 3 y 6 meses.
  • Reparación del paladar hendido a los 12 meses.
  • Cirugías de seguimiento desde los 2 años hasta la adolescencia.

Tratamiento para complicaciones

  • Estrategias para la alimentación.
  • Ajustes ortodóncicos en los dientes.
  • Terapia del habla.
  • Control de un dentista pediátrico.
  • Control y tratamiento para infecciones en el oído.
  • Terapia con un psicólogo para ayudar al niño a soportar el estrés de los procedimientos médicos continuos.
  • Audífonos de asistencia para el niño que registre pérdida auditiva.
967 21 52 51