frenillo labial

El frenillo del labio es un tejido que está situado entre el labio superior y los incisivos delanteros.

Si se incrusta muy profundamente, puede dar lugar a un hueco dental permanente que no sólo se considera desagradable desde el punto de vista estético. Además, también puede provocar una pronunciación poco clara, especialmente en los niños.

En este artículo abordamos las principales causas y consecuencias que produce este problema, así como los tratamientos.

Causas y problemas que ocasiona el frenillo labial

Las causas del frenillo labial no están del todo claras, pero tienen un origen genético. Este problema se puede presentar de forma evidente desde edad temprana y ocasionar problemas diversos desde los primeros meses de vida.

A continuación enumeramos los principales problemas que se experimentan a partir de la lactancia:

  • Un mal agarre durante la lactancia suele ser el principal signo de frenillo labial, ya que los labios del bebé son incapaces de rodear el pezón correctamente.
  • El bebé es incapaz de mantener la succión en el pezón y puede desprenderse del pecho antes de lo que debería.
  • El bebé escupe leche o se atraganta con ella.
  • Asimismo, en el caso de niños, se presentan dificultades en el habla, especialmente para pronunciar el sonido de la “B” y “P”.
  • Problemas en el cepillado de los dientes superiores.
  • Aumenta el riesgo de acumulación de placa en la parte superior por un cepillado deficiente.
  • Repercute en la estética de la sonrisa.
  • Puede continuar desarrollándose este tejido y presentarse como más grueso o extenderse sobre el maxilar y paladar.

Otros problemas y complicaciones que ocasiona son:

  • Respiración bucal: el frenillo labial apretado no permite que los labios se sellen y provoca una postura de boca abierta, un desarrollo irregular de las vías respiratorias y un crecimiento anormal de la mandíbula.
  • Diastema: un hueco o espaciado grande entre cualquier diente. En este caso, el tejido del frenillo desarrolla un hueco entre los incisivos centrales.
  • Tejido de la encía: cuando los labios se mueven, el tirón constante del frenillo labial arranca el tejido de la encía del diente y expone la raíz.

Tratamiento para el frenillo labial

En general, la corrección de este problema se realiza mediante un procedimiento quirúrgico sencillo.

En el caso de los niños, esta intervención no debe llevarse a cabo hasta que los incisivos laterales ya se hayan abierto paso. El hueco dental debe desaparecer en un periodo de unos tres meses.

En la mayoría de los casos es necesaria una regulación de ortodoncia posterior de la brecha dental en la edad adulta, pero sólo en casos particulares.

Hay otros casos que no requieren cirugía y para ello se realiza un procedimiento de liberación manual de la tirantez.

Para ello, el médico puede sugerir ejercicios básicos en los que los padres pueden deslizar suavemente el dedo por debajo del labio superior para estirar el tejido del frenillo. La práctica a largo plazo puede liberar gradualmente la tensión de esta piel y permitir la movilidad normal del labio superior.

Cualquier duda que te surja acerca del frenillo labial y cómo podemos tratarlo, puedes consultar a nuestros dentistas en Albacete. Estaremos encantados de ayudarte.

967 21 52 51