cuantas muelas tenemos

Las muelas son parte fundamental en la vida de los seres humanos y por tanto hay que cuidarlas, dándoles la importancia que merecen. Las muelas cumplen un rol vital, ya que de su buen funcionamiento depende la alimentación. Hay que prestarles atención y mantenerlas sanas con una saludable rutina de higiene diaria después de cada comida.

Estas piezas dentales están situadas en los maxilares  y forman parte del sistema óseo de los seres humanos. Están compuestos por minerales, que le proporcionan su dureza particular y aparecen desde la infancia (dientes de leche) y posteriormente son sustituidas por los molares de hueso o definitivos. La vida depende de ellos.

[cta id=»8290″ vid=»0″]

 

 

 

Las muelas

Son dientes de mayor tamaño que los incisivos y caninos. Su función es moler y triturar los alimentos hasta convertirlos en un bolo alimenticio que pueda ser ingerido. Estas piezas poseen más de una raíz, pudiendo llegar a tener hasta tres y cuatro, según sus dimensiones, La parte superior de las muelas es ancha; pueden presentar cuatro o cinco protuberancias que sirven para masticar los alimentos.

Los niños desarrollan hasta 8 muelas (premolares) de leche, que se dividen de la siguiente manera:

  • Primera molar
  • Segunda molar
  • En los maxilares superior e inferior se reparten dos pares de cada premolar, estos forman parte de los llamados dientes de leche, que se caen a los seis años y serán reemplazados por los dientes de hueso.
  • A los seis años de edad, en el niño aparece la llamada “muela de los seis años”, que es una muela más grande y forma parte de la dentadura definitiva.
  • Cuando el niño está entrando en la adolescencia aparece la llamada “muela de los 12 años” otra pieza de hueso que forma parte de la dentadura definitiva.
  • Al aproximarse a los 20 años, a los seres humanos les surgen las muelas cordales o del juicio, que en ocasiones suele producir dolor, incomodidad o deformación de la dentadura, por lo que se opta por la extracción. En otros casos, estas piezas ni siquiera aparecen.

En definitiva, los niños llegan a tener 8 muelas y los adultos aumentan a 20 en total, incluyendo las cordales.

¿Para qué sirven?

En el caso de los premolares, tienen una función mixta debido a su doble cúspide puntiaguda, pues junto con los dientes caninos sirven para desgarrar los alimentos y al mismo tiempo colaboran con los molares en la trituración de la comida. Por tanto su utilidad es la de moler finamente y deglutir los alimentos.

El conjunto de molares lo componen las piezas más grandes de la dentadura. El trabajo de los molares es el de masticar los alimentos hasta convertirlos en una masa con las dimensiones y densidad adecuadas para ser llevados al estómago e iniciar el proceso de la digestión.

Es importante señalar que las muelas funcionarán correctamente si el resto del conjunto dentario está completo, pues trabajan como un engranaje. Si falta alguna muela, el proceso de masticación será dificultoso, por eso es importante cuidarlas con dedicación porque ahí comienza el proceso digestivo.

967 21 52 51