sensibilidad dental

Tener sensibilidad dental puede llegar a ser una gran molestia, al provocar diferentes sensaciones, desde una pequeña molestia hasta un dolor agudo. En algunas ocasiones, es tan incapacitante y desafiante como un caso grave de caries dental.

En este artículo hablaremos sobre qué hacer cuando tenemos sensibilidad dental y cómo prevenir esta afección.

¿Qué es la sensibilidad dental y cuáles son sus causas?

Es una condición en la que un agente ambiental, como la temperatura o algunos sabores, desencadena cierto grado de malestar en el diente. Esta incomodidad puede ser desde una leve sensación hasta un repentino y agudo dolor.

Esta condición suele estar presente cuando hay caries, pero a veces la sensibilidad dental se presenta sin ningún signo visible de caries.

En general, aparece cuando las raíces de uno o más dientes están expuestas, en lugar de estar cubiertas por las encías. Como estas raíces carecen de la protección de una cubierta resistente como el esmalte, agentes extraños las afectan directamente.

Los factores más comunes que desencadenan la sensibilidad dental son las bebidas o los alimentos calientes o fríos, y los menos comunes son los alimentos dulces, picantes o ácidos.

Otras posibles causas son la mala higiene bucal, ya que se crea un entorno propicio para la proliferación de bacterias u otros organismos. Asimismo, también puede influir afecciones como la gingivitis o la enfermedad periodontal, o cepillarse con demasiada fuerza, usar un cepillo muy duro o enjuagues bucales ácidos.

Tratamiento y prevención

Existe una gama relativamente amplia de soluciones y opciones de tratamiento disponibles para dientes sensibles.

Además de las pastas dentales y los enjuagues bucales especiales, existen varios procedimientos dentales o médicos, según la gravedad del problema:

  • Aplicación de un barniz protector sobre los dientes.
  • Uso de un agente adhesivo o sellador.
  • Reconstrucción del esmalte con una preparación de resina compuesta.
  • Conducto radicular (extracción de la pulpa).
  • Injerto de encías.

Recomendaciones para prevenir la sensibilidad dental

  • Correcta higiene dental: lo mejor es utilizar cepillos dentales y no cepillar con demasiada fuerza. Además, se recomienda usar enjuagues bucales no ácidos y evitar los que contengan demasiado alcohol.
  • No permitir que los ácidos entren en acción: en el caso de las personas que consumen muchos cítricos y otras verduras o usan mucho vinagre en sus comidas, se recomienda cepillarse después de una comida, ya que reduce significativamente las posibilidades de sensibilidad dental.
  • Visitas regulares a nuestro dentista en Albacete: los chequeos regulares ayudan a evitar este tipo de afecciones. El dentista dará las necesarias instrucciones sobre cómo tener un buen cuidado dental.

Tener en cuenta estos consejos ayuda a combatir esta desagradable condición, disminuyendo la sensibilidad dental y previniendo el dolor y la incomodidad.

967 21 52 51